CASA CON ESTILO: Amueblar una Casa Estilo Industrial

El estilo industrial nació junto con concepto de loft en la década de 1950 en Nueva York con la revalorización de las antiguas fábricas del siglo pasado y su posterior transformación en vivienda. Tuberías vistas, materias primas, muebles habitados, colores oscuros y techos muy altos: lo industrial se caracteriza por elementos ligeros, líneas sobrias, pocos adornos y materiales metálicos como el hierro, el acero o el aluminio. Aunque no es fácil de encontrar hoy loft con amplios espacios donde volver a proponer tu “sueño americano”, En este artículo compartiré algunos consejos y errores a evitar para amueblar una casa de estilo industrial.

Comencemos con los consejos. El primer must-have de una casa industrial es el Espacio abierto, ese espacio único capaz de reunir en su interior la cocina y el salón. Deje los sistemas y tuberías expuestos si puede, lo ayudarán a recrear un entorno similar a los grandes almacenes. Asegúrese de que esta habitación esté bien iluminada: la luz era un aspecto clave de los grandes lofts de Manhattan. Si tuvieras que elegir un color para tus apliques, opta por el antracita, un matiz que te recomiendo repetir a menudo también en muebles y paredes. ¡Pero ten cuidado de no exagerar con los colores oscuros! Alternar siempre el gris con colores contrastantes: texturas metalizadas, papel pintado, blanco roto, yesos falsos arruinados y paredes rugosas, con resina o ladrillo visto son bienvenidos.

A nivel de suelo, el material preferente es el hormigón (o gres de efecto cemento, preferiblemente ligero). Alternativamente, si esta elección es demasiado audaz, puede recurrir a un
parquet, que irá bien con los muebles recuperados o vintage que vayas a elegir para amueblar tu hogar con un gusto industrial. Entre estos, no deben faltar: una gran mesa de comedor con tapa de madera reciclada, imprescindibles sillas de hierro, un sofá de piel o cuero, una lámpara de pie y lámparas de suspensión con hilos negros (¡o quizás rojos!) bien visibles. Luego agregue un toque de historia: objetos capaces de contar una época como máquinas de escribir, estufas de hierro fundido, relojes antiguos, teléfonos con cable o baúles de viaje, capaces de llevar sus “heridas de guerra” con orgullo.

L’objetos te ayudará a comunicar mejor el estilo que estás adoptando; única regla: mantener las líneas limpias y modernas, no exagerar en la búsqueda de personalización o color. Aunque el estilo industrial es especialmente versátil y capaz de convivir con cualquier decoración, de hecho, es muy fácil caer en errores o combinaciones no deseadas.
Si eres partidario del mix & match, recuerda que lo industrial va bien con Vintage, Shabby Chic, Liberty o Modern. Así que deje los elementos clásicos o futuristas fuera de la casa y abra la puerta a los murales, estampados de estilo antiguo, gráficos contemporáneos y letreros de bares, quizás incluso retroiluminados. Hablando de puertas: opte por materiales como el hierro o el vidrio, perfiles oscuros y manijas mínimas de bronce o hierro. Por último, para darle un ambiente cálido a tu hogar industrial, no subestimes la importancia de los tejidos (cortinas, cojines, lienzos y alfombras) y los cuadros. El estilo industrial también triunfó gracias a los movimientos relacionados con el Pop Art de Andy Warhol y su Factory. El arte, por tanto, en todas sus mil tonalidades, no debe faltar ni en tu hogar.

Posted in Sin categoría.