CASA CON ESTILO: ¿Nuevo entusiasmo para la casa de vacaciones?

Con las vacaciones (¡por fin!) sobre nosotros, las ganas de volver también dando nuevo brío a las segundas residencias que tenemos en el mar, en la montaña o en el campo: esos lugares tan queridos donde pasaremos las vacaciones de verano.

¿Cómo reformar las habitaciones sin tener que hacer una reforma completa?

¿Qué trucos se deben adoptar para dar una nueva frescura a los interiores que han estado cerrados durante tantos meses y hacerlos modernos además de estar al día con las nuevas tendencias?

En este artículo compartiré contigo tres consejos útiles para dar a sus hogares un toque de actualidad, haciendo aún más agradable el ambiente “veraniego”.

El primer consejo es centrarse en la pintura. Repintar una pared, una habitación, un techo, una estantería, una librería o un mueble es una elección estratégica y económica, además de de gran impacto.

Usted puede cambia de matiz incluso cada año, alinéate con los colores de la época o simplemente experimenta, atreviéndote con combinaciones atrevidas o contrastantes. Dar rienda suelta a tu creatividad es un placer que de vez en cuando te encontrarás reviviendo para dar vida a combinaciones sin precedentes, capaz de reflejar tu carácter año tras año. La casa junto al mar (o en la montaña) es una excelente Todavía trato de dejar ir: expresa tu parte más imaginativa sin frenos.. lo peor que te puede pasar será tener que ponerle la mano al color el próximo verano!

La segunda sugerencia que me gustaría darles es la de jugar con los textiles: cortinas, cojines, fundas de sofás, sábanas, colchas, sábanas, manteles..cualquier elemento decorativo capaz de dar un nuevo look a la casa el es bienvenido Los elementos textiles, en esto, siempre juegan un papel ganador. Prefiero el tonos de azul, blanco, turquesa, beige, coral o amarillo si estás junto al mar: son colores que son capaces de casarse no solo con la moda del momento (como Pantone 2019 Living Coral) sino también con el verano, la naturaleza, la arena, la playa. Sin embargo, en el caso de un apartamento en la montaña o en el campo, me gustaría recomendar colores más cercanos a la “tierra”: ocre, verde, naranja, oliva, ámbar, siena…
Combina los textiles con nuevos platos, vasos, cubiertos, complementos y centros de mesa: ¡el resultado está garantizado!

El tercer consejo se refiere en cambio a mobiliario. reemplazar un mesa, aparador, sofá, aparador o juego de sillas puede resultar ser un pequeño cambio capaz de alterar por completo el estado de ánimo del medio ambiente. Recuerda, también en este caso, no tener miedo con los colores: son estos los que pueden marcar la diferencia. Imagina una mesa blanca combinada con sillas azules en contraste, o una librería verde de altura completa coordinada con una mesa de café colocada frente a un sofá de color claro o, de nuevo, una gran glorieta con cómodos sofás con cojines turquesa contrastados con madera oscura en lugar de los viejos sillones en resina verde. Un salto de estilo que es bueno para la vista y el corazón, ¿no crees?

Como habrás notado, los tres consejos tienen como fil Rouge un tema que ya se trató en el pasado durante Design Week ’19: color. De hecho, es increíble cómo esto, en todos sus matices, logra trastornar las reglas del juego, determinando el carácter de los ambientes y dando estilo a todo tipo de interiores. Mientras estés en una casa en la ciudad, sin embargo, el consejo, que ya te he dado en el pasado, es que no te excedas… para la segunda casa quiero desequilibrarme: a la imaginacióna la creatividad, a las pinturas, a frescura de ideas y cambio, ¡perfecto para los meses del año en los que se vive descalza!

Posted in Sin categoría.