El manzano: consejos prácticos para cultivar una planta sana y exuberante, incluso en macetas

Las manzanas son una de las frutas más queridas y conocidas en todas partes del mundo. ¿Quién no ha probado nunca una manzana?

Son frutas que se pueden comer durante todo el año y que tienen un origen antiguo: basta pensar en la famosa manzana de Adán y Eva. Si también eres amante de manzanas y siempre has deseado poder tener un pequeño manzano solo para ti, para verlo florecer y luego saborear sus frutos, sigue leyendo.

Hoy, de hecho, queremos darte algunos consejos sobre cómo cultivar manzanos y si no tienes jardín, no te preocupes: el manzano también puede crecer en macetas.

el manzano

El manzano (Malus domestica) es una planta muy extendida que se cultiva en casi todas partes, forma parte de la familia de las rosáceas y cae dentro de la subgrupo del pomáceo ya que la manzana es en realidad una manzana: la fruta real es solo su núcleo.

Como bien sabes, hay manzana y manzana. Gala, Red Delicious, Goden, Fuji, Granny Smith, Pink Lady son solo algunas variedades de manzana que normalmente podemos encontrar cuando vamos de compras. Tienes mucho donde elegir, puedes elegir según tus gustos, pero también según lo que tengas que hacer con las manzanas (comerlas al natural, cocinarlas, preparar una tarta, un extracto, etc…).

Un manzano es un árbol que en la naturaleza puede alcanzar incluso yo 10-12 metros alto. Sin embargo, quienes cultivan manzanas, para facilitar la vida en el manejo de la planta y en la fase de recolección, no altura límite mediante poda adecuada.

Si tienes un hermoso jardín puedes plantar algunos manzanos en un rincón para autoconsumo, o incluso simplemente para disfrutar de su floración mientras esperas ver unos hermosos frutos rojos entre el follaje. Dicho esto, se trata de plantas frutales que, con la debida precaución y cuidado, pueden también crecen en macetas.

En los centros de jardinería también encontrarás variedad enana de manzanos, perfecta para los que están en el balcón y quieren quitarse el placer de probar este tipo de cultivo. Así que aquí, si siempre has soñado con cuidar un manzano, nada ni nadie te prohíbe intentar cultivar uno.

El manzano: clima y suelo ideales para su crecimiento

Comenzamos a comprender cuáles son las condiciones ideales para cultivar un manzano. Esto prefiere sin embargo lugares soleados y con un buena circulación de aire.

El ambiente ideal para el cultivo de estas plantas es un clima templado-frío; Basta pensar que la zona de la manzana italiana por excelencia es Trentino Alto Adige. Los manzanos no solo son capaces de tolerar bien temperaturas extremas de hasta -25 ° C, encontrando así espacio incluso en altitudes elevadas, sino que la presencia de frio para muchas variedades de manzana es una condición indispensable para que la planta produzca su fruto de la mejor manera posible.

Esto no significa que algunas variedades de manzana, como Annurca, por ejemplo, también puedan cultivarse en zonas caracterizadas por inviernos más suaves. Por lo tanto, quienes vivan en el sur de Italia tendrán que centrarse en este tipo de manzano para tener éxito.

En cuanto al suelo, el manzano es una planta con pocas pretensiones, aunque prefiere una tierra rica, consistente, profunda y bastante bien drenada. La única precaución real a observar se refiere a la caliza: si está presente en exceso puede dañar el cultivo, pero al mismo tiempo niveles demasiado bajos de calcio pueden conducir al fenómeno del bitter pit.

Cómo plantar y cuidar un manzano

Para tener un manzano, sepa que siempre es mejor evitar partir de la semilla, optando por la compra de uno planta ya crecida (al menos 1-2 años de edad) y ya comprometido del viverista, a quien deberás pedir consejo sobre qué variedades son las más adecuadas para el clima de tu ciudad, así como las óptimas para cultivar en maceta.

Atención entonces: si deseas cultivar un solo manzano asegúrate de comprar una planta que hagas autopolinizante; porque por lo general el manzano es una planta de polinización cruzada y por tanto para que dé frutos normalmente es necesario tener más de un ejemplar.

Los manzanos se venden a raíz desnuda y deben plantarse de octubre a abril.. Para plantar una planta de este tipo correctamente, se debe hacer un hoyo de al menos medio metro de profundidad y alrededor de un metro de ancho para acomodar mejor las raíces.

Durante los doce meses posteriores a la siembra, es mejor dejar que el manzano crezca de forma natural.

A finales de invierno y después de la floración, siempre es recomendable realizar un tratamiento preventivo con caldo bordelés, para evitar que la planta desarrolle enfermedades.

Cada año, para asegurar una adecuada fertilidad del suelo para que tenga una buena fructificación, es conveniente añadir algún fertilizante orgánico en otoño y un fertilizante especial para árboles frutales en primavera. Presta siempre atención a la presencia de piojos y parásitos y antes de podar tu manzano infórmate de cómo hacerlo.

En conserva bastará con asegurar al manzano una cantidad de tierra más que suficiente, eligiendo una maceta lo suficientemente grande. En primavera y verano, deberá regar con frecuencia y usar fertilizantes y compost maduro.

En conclusión

Siguiendo nuestro consejo, en Abril disfrutarás de un espléndida floración, con colores que van del blanco puro al blanco rosado. Sin embargo, el período óptimo para la cosecha de la fruta cambia según la variedad de manzanas con las que se trate. Recuerda que tu manzano empezará a darme primeros frutos después de 2-4 años de la siembra: así que es bueno que estés dispuesto a ser paciente.