Pernos de anclaje: un elemento de construcción importante

Los pernos de anclaje son un elemento importante de la construcción, ya que le permiten sostener toda la estructura en construcción. Para comprender las funciones de este elemento de construcción, es necesario comprender sus principios y tipos operativos.

Imagen

Principios de funcionamiento del perno de anclaje.

Un perno de anclaje es un sujetador que se utiliza en una base de apoyo, lo que hace que la estructura sea más robusta. Hay tres principios básicos sobre cómo funciona un perno de anclaje.

El primer principio es la fricción. Las cargas que percibe el ancla se trasladan al material por el propio rozamiento del ancla sobre el mismo. Para garantizar la fricción, se requiere una fuerza de desgarro, creada por la expansión de una espiga de plástico o unas pinzas de metal.

El segundo principio de funcionamiento es el énfasis. Las cargas percibidas por el anclaje son compensadas por las fuerzas de resistencia interna del material. Estas fuerzas surgen en la profundidad del ancla e incluyen flexión y aplastamiento. Este principio se aplica a los pernos de cimentación, anclajes de pinza de metal, etc.

El tercer principio es el vínculo o el monolítico. Como en el caso del principio de parada, las cargas son compensadas, pero ahora por las tensiones tangenciales internas que surgen en la zona de contacto entre el material y el cuerpo del anclaje. Los anclajes adhesivos, las piezas empotradas sin dispositivos de tope y muchos otros funcionan según este principio.

Trabajar con anclajes es muy simple: se perfora un agujero, se inserta y desbloquea el anclaje y se atornilla el sujetador. Gracias a esto, se logra una fuerte conexión, que es muy importante en el proceso de construcción.