Reestructuración de la casa para discapacitados: cuáles son las instalaciones

La persona con discapacidad tiene derecho a vivir en un hogar accesible y sin barreras y, afortunadamente, junto con el desarrollo de soluciones y ayudas siempre nuevas y avanzadas, los discapacitados ahora también pueden contar con ciertas ventajas fiscales. Veamos en detalle qué son y para qué tipo de intervenciones es posible solicitarlos, pero también algunos consejos en cuanto a mobiliario. ¡Las oportunidades son tantas!

Imagen de una casa apta para minusválidos

Deducciones por reformas de vivienda para minusválidos

Obras de construcción con deducción por adecuación de vivienda para minusválidos

La legislación que rige la concesiones fiscales para la reestructuración de los hogares en los que viven las personas con discapacidad es complejo, pero para dar una breve idea es importante saber que la persona con discapacidad puede beneficiarse de:

  • deducción del impuesto sobre la renta de las personas físicas equivalente al 50% de la inversión realizada para la reestructuración;
  • Tipo de IVA subvencionado del 4% para las reformas destinadas a la adecuación de espacios habitables y la compra de ayudas a la movilidad de minusválidos.

En cuanto al acceso a la deducción del 50% en el IRPF, entre las intervenciones facilitadas recordamos todas las intervenciones para eliminar las barreras arquitectónicas incluida la instalación salva escaleras Y mini ascensores para interiores y exteriores, sino también todas las obras a favor de movilidad interna y externa de personas con problemas para caminar y discapacidades severas (de conformidad con el art. 3 párrafo 3 de la ley n.104 / 1992).

En particular, se pueden obtener importantes exenciones fiscales para:

  • instalación o adecuación del ascensor interior o exterior conforme a la ley 13/1989;
  • reemplazo de los pasos con rampas para discapacitados conforme a la legislación prevista en materia de eliminación de barreras arquitectónicas en edificios y unidades inmobiliarias individuales;
  • compra de herramientas para facilitar la movilidad interna y externa del hogar para personas con discapacidad severa de conformidad con el art. 3 apartado 3 de la ley 104/1992, incluidas las intervenciones de robótica y tecnología avanzada;
  • construcción y adecuación de aseos con la creación de baños especiales para minusválidos;
  • ampliaciones de puertas y demoliciones interiores de modesta entidad;
  • construcción y arreglo de la acera en terreno privado.

También te recordamos que la deducción del 50% en el IRPF se puede utilizar junto con la deducción del 19% prevista en gastos sanitarios para la adopción de herramientas de elevación para minusválidos o para facilitar su movilidad y comunicación.

Cómo obtener exenciones fiscales para la reestructuración

Cualquiera que desee proceder a la reforma o adecuación de la vivienda a favor de una persona con discapacidad debe, de conformidad con el art. 8 de la ley 13/1989, comunicarlo al alcalde adjuntando el certificado médico que acredite la condición de invalidez y una declaración de notoriedad, indicando la ubicación del inmueble. También se debe certificar que las obras y renovaciones aún no se han completado.

La documentación aportada pasará, en un momento posterior, a la Región con el fin de obtener la disponibilidad de los fondos, al final de las obras de renovación, tiene 15 días para entregar la factura al Municipio. Si, no obstante, los fondos disponibles no fueran suficientes, el Municipio elaborará un ranking entre los solicitantes en el que se tendrá en cuenta la fecha de presentación de la solicitud. Las solicitudes que no estén cubiertas serán contestadas al año siguiente.

También le recordamos que la solicitud debe presentarse antes del 1 de marzo de cada año. Todas las concesiones se aplican no sólo a los discapacitados con dificultades de movilidad, sino también a aquellos con problemas de vista o de oído ya que el tema de eliminación de barreras arquitectónicas en edificios privados es un tema escuchado por más y más personas.

Consejos prácticos para una casa de minusválidos a medida

Imagen explicativa de una casa accesible a todos

Ahí casa accesible es el que puede ser vivido con comodidad y seguridad por la mayoría de las personas, incluidas aquellas con déficits motores incluso severos. Para ello, además de la intervenciones estructurales para la eliminación de barreras arquitectónicas también es importante revisar los espacios interiores para adaptarlos a las necesidades particulares de la persona con discapacidad.

Cada habitación, empezando por la habitación, debe tener pasos de mueble a mueble y de mueble a pared entre 70 y 95 cm, con un espacio mínimo de rotación de 150 cm. Preste atención también a la altura de la cama, que no debe superar los 50 cm y, en casos especialmente graves, prevea el uso de un ascensor.

La estructura de la casa destinada a discapacitados debe ser estudiada en cada detalle, incluyendo i pasillos que deberá tener al menos 150 cm de ancho para permitir el paso de la silla de ruedas y, al igual que para las demás habitaciones, prever un espacio de rotación de 150 × 150 cm.

los muebles de la cocina por otra parte, debe prever la ubicación de cada elemento a una altura que pueda ser alcanzada tanto por la silla de ruedas como por aquellas personas que tengan dificultad para estirarse, mientras que para el baño para discapacitados Los sanitarios y accesorios deben estar ubicados de manera que no obstaculicen el paso de la silla de ruedas. Perfecto, en este caso, las taquillas y muebles sin cantos, el suelo antideslizante para evitar caídas, pero también las puertas que abren hacia el exterior.

Parece, pues, evidente como en fase de reestructuración ve a elegir uno muebles mínimos, pero funcional. ¿Un ejemplo? Cestas extraíbles, sin bordes, muebles con puertas correderas y muebles de cocina que se desplazan sobre guías verticales y aumentan el margen de maniobra de quienes viajan en silla de ruedas.

Un último consejo: en una casa adaptada para discapacitados también es bueno prestar atención a las puertas, que deben tener al menos 80 cm de ancho y montar manillas de palanca que sean fáciles de abrir por la persona discapacitada en lugar de pomos.

Una discusión aparte merece la escalera, que siempre han sido una gran complicación para quienes viven con dificultades motrices. En este caso, nuestro consejo es eliminar por completo el problema recurriendo a un salva escaleras o a uno ascensor.

Persona con dificultades para caminar bloqueada por escaleras

Conclusiones

Hoy la persona con discapacidad tiene el derecho a circular con total autonomía y seguridad en el hogar y existen varias leyes que tratan el tema de la eliminación de barreras arquitectónicas en los edificios públicos, pero también en los privados. No sólo eso: el Estado proporciona un fondo dedicado a renovación de edificios privados donde vive la persona discapacitada, con interesantes ventajas fiscales.

Por eso, nuestro consejo es que, una vez surja la necesidad de adaptar la casa a minusválidos, se estudie la estructura y el mobiliario para mejorar la calidad de vida y la seguridad de la persona también y sobre todo en el propio espacio vital.

Posted in Sin categoría.